Libro de Imágenes de
Pacino di Bonaguida

Espléndidas miniaturas florentinas con escenas de la vida de Cristo

UNA OBRA MAESTRA EN EL UMBRAL DEL RENACIMIENTO

Las magníficas miniaturas de Pacino cautivan por la increíble frescura de los colores y gracias a la iconografía clara y nunca farragosa. La influencia del gran Giotto se plasma a través de la incorporación de algunas características distintivas del estilo. Representaciones del Antiguo Testamento acompañan a escenas cristológicas y hagiográficas, similares a los salterios de procedencia francesa. La base de esta iconografía fue constituida por traducciones italianas de la obra “La Somme le Roi” del sacerdote dominico Frère Laurent. Este texto contiene prácticamente todo lo que contiene un breviario para laicos. Una parte del manuscrito está dedicada a la vida del Beato Gerardo de Villamagna quien fue adorado principalmente en la región de Florencia. Solamente se han conservado escenas de una descripción del siglo XVII, las cuales estuvieron montadas originalmente en un altar dedicado a él y que se corresponden más o menos a las escenas representadas en el manuscrito. Podría ser un indicio que este manuscrito enigmático pertenecía a un tipo de manuscritos llamado “Libelli”: vidas de santos ilustrados relacionadas estrechamente con el camarín o las reliquias de los santos.

Libro de imágenes de Pacino di Bonaguida

PACINO DI BONAGUIDA Y EL “ESTILO MINIATURISTA”

Pacino fue el primer pintor que incluyó el concepto de la perspectiva de Giotto en la iluminación de libros, y fue el primer ilustrador de libros en Florencia que aún es conocido por su nombre. Una de sus cualidades especiales era el desarrollo independiente de escenas sin recurrir a modelos directos. La originalidad del artista no solo se plasma en esta obra destacada, sino también en otras obras maestras que demuestran su inclinación hacia soluciones inusuales para los deseos de sus comitentes.

El denominado estilo miniaturista diferencia las obras maestras de un grupo de artistas liderado por Bonaguida de las obras “monumentales” de Giotto. Ambos están basados en la evolución del Trecento y sus avances.

Mediante la limitación natural de las escenas en los manuscritos se debe capturar un instante, pero este instante está realizado de una forma tan artística que se le impone el resto de la historia al observador y se crea una imagen increíblemente dinámica. Bonaguida puso así las bases para una nueva manera narrativa en la iluminación de libros. El Libro de Imágenes ingenioso de Pacino di Bonaguida es, sin duda, una de las obras más importantes de la historia del arte en Europa a las puertas del Renacimiento.

Un fascinante caleidoscopio del Trecento italiano

En 19 folios con un total de 38 miniaturas – cada una en una página entera – se despliega una rica colección del arte italiano de la Baja Edad Media realizada en témpera y pan de oro. Una muestra de la culminación artística del Trecento; lo que Giotto creó en sus frescos en la Capilla de los Scrovegni, lo podemos encontrar con la misma calidad, solo a menor escala, en este manuscrito iluminado único.

En total, 32 imágenes de página entera muestran las escenas más importantes de la vida de Cristo. Adjuntas a esta parte principal, encontramos dos escenas del Antiguo Testamento y cuatro escenas de la vida del Beato Gerardo de Villamagna. De esta forma, se abre un abanico que abarca el período comprendido entre el Antiguo y Nuevo Testamento, hasta la historia de Florencia del siglo XIII.

Las magníficas miniaturas de Pacino cautivan por la increíble frescura de sus colores y gracias a una iconografía clara, nunca farragosa. La influencia del gran Giotto se plasma a través de la incorporación de algunas características distintivas del estilo.

Pacino di Bonaguida

“El Giotto de la iluminación de libros”

El arte del Trecento italiano, en particular el sobresaliente Giotto, contribuyó de manera determinante al desarrollo del arte occidental.

En esta importante época se origina este libro iluminado, prescindiendo completamente de texto, en el que se representan escenas de la vida de Cristo realizadas con la mayor perfección por Pacino di Bonaguida. Con este libro llega por primera vez el enfoque visionario de la perspectiva del Trecento a la iluminación de libros (miniaturas) – un hito en la historia del arte.