El Evangelista Juan

1113-San-Juan-Bizancio

Bizancio (¿Constantinopla?), principios del siglo XIII

The British Library, Londres, Additional Ms. 5112, fol. 134

La siguiente miniatura de San Juan es uno de los mayores logros de la pintura bizantina. Muestra un tratamiento en la forma que se convertiría en algo habitual hasta mucho después de 1453 y que no era sino el resultado de la moderación que impuso el clasicismo, a principios del siglo XIII, sobre el manierismo bizantino del siglo XII.

El diseño de San Juan se ajusta de un modo obvio a los modelos clásicos; pero la arquitectura, los muebles y los contornos del propio Evangelista son concebidos como un contraste, un equilibrio entre las diferentes áreas de luz, contra un fondo iluminado con oro: el color del sol y de la iluminación espiritual.