Inicial Quoniam Quidem

1123

Evangelio según San Lucas

Evangeliario de Otón III, Reichenau, hacia el año 1000

En esta página con inicial se hace patente toda la riqueza y la grandiosidad del arte de Reichenau alrededor del año 1000, su expresividad y la contención de la misma, la integración de diversas formas tradicionales en un todo nuevo y armónico. Este ejemplo sirve perfectamente para poner de relieve lo que tanto fascinó al emperador Otón III, persona de gran sensibilidad y cultura estética, del noble arte de los monjes de Reichenau.

Sobre un sereno y puro fondo de pergamino aparece, en un marco historiado, el círculo dorado de la letra inicial Q. Un marco interno, con fondo rojo y reborde dorado, convierte el círculo en un óvalo, en el que se alza el “brote arbóreo” bizantino, de color verde claro, con trazos llameantes que parecen ondear al viento y hojas en espiral sombreadas en azul, rodeado por tiernos brotes redondos de los que penden de frágiles ramitas, sobre un fondo también azul.