Libro de horas de Susana de Brandenburgo

Vida terrenal y espiritual de una princesa

Lugar y tiempo perfectos

Este extraordinario libro de oraciones nació en la agitada época del Renacimiento y del Humanismo en la ciudad alemana de Augsburgo, ciudad de los Fugger; y fue encargado con motivo del matrimonio entre Kasimir, marqués de Brandenburgo-Ansbach y Susana de Baviera, cuyos retratos aparecen en el manuscrito. Con gran profusión de oro e intensos cromatismos, con miniaturas de página entera y con originales bordaduras, se muestra además la riqueza de la fauna y de la flora conocida hasta entonces.

La ciudad donde nació el códice en 1520 no sólo fue un importante lugar de confluencia para el comercio y las financias de la época, sino también uno de los mayores centros alemanes del arte de la iluminación de libros.

Susana-de-Brandenburgo-vert-web

La experiencia del mecenas y el talento del artista

La novia y destinataria de esta pieza era la sobrina del Emperador Maximilian, un generoso mecenas que comisionó, entre otros artistas, a Durero, Cranach o Holbein. La decisión de Susana de Brandenburgo fue acertada y comprensible al escoger a Narziss Renner como iluminador del manuscrito que sería su regalo de bodas, pues era un joven autor (contaba con sólo 18 años) con un gran potencial creativo, que buscó la afinidad con los gustos de la princesa. Para la decoración de sus libros, el artista utilizaba modelos, una técnica muy extendida en la época que sin embargo, pocos artistas eran capaces de sublimar hasta asemejar su trabajo al de los grandes maestros. Sin embrago, él lo consiguió con la iluminación de este hermoso libro de horas.

Equilibro y gusto por la vida social

La abundante decoración del libro refleja la vida privada de la princesa, muchas de las personas y objetos particulares se hallan detallados en los adornos de los bordes: así nos encontramos a un enano de corte dando de comer a un cuervo, un loro en una jaula, junto a patos, galgos, gatos y otros animales que se esconden entre los abundantes motivos florales de los márgenes y que le dan al libro un toque emotivo y gracioso, mostrándonos rasgos de la personalidad de Susana al margen de su porte señorial.

Estas imágenes se alternan con motivos religiosos y oraciones en lengua vernácula, algunas de las cuales invocan a los santos del sur de Alemania y del área de los francos. Cada oración está precedida por una miniatura de página entera que representa al respectivo santo. 28 de las 47 miniaturas hacen referencia a la vida y la pasión de Cristo. 

Sus 189 páginas han sido pintadas con radiantes colores, mientras que los márgenes se presentan ornamentados sobre un fondo dorado y brillante. Uno de los encantos de este manuscrito son precisamente los bordes de inspiración alemana, italiana y flamenca, decorados con diferentes motivos, sobre todo florales. Cuenta también con varias iniciales adornadas con oro sobre fondos azules y rojos, que unidas al resto de los detalles conforman toda una explosión de color y opulencia.

El artista como reflejo y testigo de su tiempo:

Narziss Renner

Este impresionante manuscrito configura un representación de la sociedad noble y renacentista del sur de Alemania, en concreto de la ciudad de Augsburg, eje de transacciones económicas y culturales. No es de extrañar por tanto su gran profusión de oro e intensos cromatismos, con miniaturas de página entera y con originales bordaduras que muestran tanto escenas en la naturaleza como temas religiosos . Cada página refleja la frescura y riqueza de ideas del joven pintor de Augsburgo, Narziss Renner, un artista a caballo entre la tradición que le legaron los grandes maestros y el sentido de la modernidad que su juventud le facilitó.