Salterio De Lisle

Perfección y delicadeza en sintonía con la narración

Estilo cortesano londinense

El Salterio De Lisle es una obra cortesana para la que su mecenas no escatimó gastos y que, por su refinamiento y elegancia, resulta característica del “Decorated Style” cultivado durante el reinado de Eduardo II en Westminster, uno de los estilos más delicados y perfectos del arte gótico.

Las numerosas escenas, llenas de figuras y movimiento, recrean episodios de la vida de Cristo y surgieron sin duda en estrecha interacción con las pinturas sobre tabla de arte sacro y los altares decorados de Inglaterra en esta época de esplendor de la Alta Edad Media. Resulta evidente su gran similitud con las obras del artista que realizó las pinturas de la sillería del coro en la Abadía de Westminster.

Se desconoce si Robert de Lisle fue el promotor del encargo de este manuscrito ilustrado o sólo su primer propietario, pero no cabe duda de que su soberbio programa ilustrativo se correspondía perfectamente con su grado de cultura y sus intereses. El valor artístico y teológico de la obra eran para él tan importantes que quiso preservar el manuscrito ilustrado del deterioro que hubiera sufrido en una colección secular y prefirió confiarlo a la custodia de un monasterio.

--

Dos artistas singulares

En el arte europeo de la decoración de libros del siglo XIV seguía siendo habitual recurrir a más de un artista, además del escribano, para la fabricación de un manuscrito ilustrado.

Por el volumen de trabajo realizado, podemos considerar sin duda alguna al Maestro de la Virgen como el principal artífice de la obra, ya que fue el autor no sólo de la mayor parte de las miniaturas relativas a la vida de Jesús y de María sino también de los diagramas teológicos e ilustraciones decoradas con figuras y miniaturas.

Por razones que hoy en día todavía se desconocen, el proceso de decoracióndel Salterio De Lisle debió de encontrarse paralizado durante casi 20 años. Habría que esperar hasta 1330 para que un segundo artista completase el programa ilustrativo del Maestro de la Virgen con otras 5 miniaturas, todas ellas de página completa, entre ellas la de la Majestas Domini, que da su nombre al artista (el Maestro de la Majestad).

Aunque la sucesión de las 38 páginas resulte armónica, las influencias que subyacen a la obra de los dos maestros son marcadamente distintas. El desarrollo artístico independiente que tuvo lugar en Westminster se entrelaza de manera brillante con las influencias directas de París. 

Dos aportaciones al arte gótico en un único manuscrito

El Maestro de la Virgen realizó su aportación artística al Salterio De Lisle hacia 1310. Sus figuras muestran unas graciosas poses de curvatura gótica y resultan fácilmente identificables por sus ademanes y gestos dentro de los acontecimientos dramáticos de cada una de las imágenes. Están representadas de un modo muy plástico, siendo éste un rasgo muy característico del gótico en Inglaterra, especialmente en los casos en los que se busca subrayar la presencia física de las figuras. Pero el Maestro de la Virgen es también capaz de configurar los fondos de las imágenes de un modo brillante y majestuoso, y a la vez también suave y cautivador.

Indudablemente influidas por el arte parisino de Jean Pucelle, las imágenes del Maestro de la Majestad presentan una gran carga monumental por sus colores y ritmo pero están dotadas también de una increíble vitalidad, algo que se aprecia de forma especialmente clara en las imágenes de la Ascensión, Pentecostés y la Coronación de la Virgen. Las obras del Maestro de la Majestad se concibieron claramente como remate y broche de oro del programa ilustrativo ya existente. Su aportación confiere al libro su grado de perfección, independientemente de si precedían a los textos de los salmos o no.

Un brillante fragmento dentro del

legado bibliográfico mundial

El Salterio de Robert de Lisle (Londres, British Library, Arundel 83 II ) comprende 38 páginas, todas ellas ilustradas, con 33 miniaturas individuales relativas a la historia bíblica, en parte de página completa, así como un Speculum Theologiae intercalado con 12 tablas teológicas ilustradas de página completa, una representación esquemática sin ornamentación figurativa y un calendario con hermosas miniaturas encabezando la obra.

Para la reproducción del cincelado de oro se ha empleado un procedimiento desarrollado especialmente a tal efecto. Todas las hojas presentan, como en la obra original, recortes en los márgenes y oro aplicado. La encuadernación completa de piel está inspirada en la de Add. MS 18972 (Peter Comestor, Historia Scholastica, 1451) de la British Library.

En sus páginas se ha plasmado en imágenes el espíritu del gótico inglés, ese anhelo que se eleva a lo celestial, de un modo que puede encontrarse ocasionalmente en la arquitectura francesa e inglesa o en imágenes de altar aisladas, pero muy raramente en la decoración de libros.