El salterio de San Albans

Ilustraciones como cánticos

Un texto predilecto de la Edad Media

En la Edad Media los Salmos figuraban entre los textos más populares y conocidos de la literatura bíblica, tanto en el ámbito particular como en el eclesiástico.

Además de los 150 Salmos en latín (versión galicana), el calendario al comienzo de la obra y las letanías y oraciones al final; se incluyeron en el Salterio de San Albans otros dos textos inusuales: la Vida de San Alejo –uno de los textos más antiguos que se conservan de la literatura en francés– y una epístola del Papa Gregorio Magno, en la que aboga por la variedad de imágenes como recurso didáctico.

albani-libro-3-web

Un manuscrito de lujo para una dama

Se cree que el manuscrito fue encargado por Geoffrey de Gorham, abad de San Albans, al escritorio de esta abadía cercana a Londres, siendo su destinataria Cristina de Markyate, con quien le unía una estrecha amistad.

Cristina procedía de una familia anglosajona acomodada y había decidido desde muy pronto consagrar su vida a Dios, por lo que huyó del matrimonio que se le había concertado y se hizo anacoreta cerca de Markyate. Allí fue donde conoció a Geoffrey, que se convertiría en su amigo y promotor. Con él mantuvo una relación especial, a la que debemos este particular salterio.

Gran expresividad cromática en 40 páginas de miniaturas y 214 iniciales ilustradas

Este impresionante ciclo de miniaturas fue realizado por el artista principal del Salterio, el «Maestro de Alexius». La sucesión de escenas, extraordinariamente suntuosa, que aparece al comienzo del libro logra cautivar al espectador por los vivos colores que cubren figuras elegantes y extremadamente estilizadas, representadas de perfil en la mayoría de los casos. Todas las ilustraciones están delimitadas por un marco con reborde dorado, decorado a su vez con suntuosas cenefas en las que aparecen meandros en innumerables variantes.

Estas representaciones figuran entre las más antiguas que se conservan de la miniatura románica inglesa. Las 46 páginas de miniaturas son testimonio de una acertada simbiosis iconográfica de elementos artísticos anglosajones, otónicos y bizantinos, que se combinan siguiendo la voluntad de crear una forma de expresión artística propia.

En las 214 iniciales historiadas de gran formato, la imagen y la inicial se funden dando lugar a una nueva forma compositiva. Todos los Salmos se encuentran introducidos por iniciales historiadas, así como también los cánticos, las profesiones de fe, letanías y oraciones que los siguen. La unión entre el texto y la imagen denota una increíble imaginación, que permite ilustrar lo invisible para convertirlo en visible. Los temas de los Salmos y de los textos que los siguen aparecen siempre anunciados por pequeñas rúbricas, a las que a menudo señala con un gesto alguno de los personajes representados en las iniciales.

Un hito en la historia de la

decoración de libros

El Salterio de San Albans es uno de los representantes del género de los Salmos más destacado y más ricamente decorado y figura entre los más hermosos códices de la ilustración de libros inglesa.

No sólo el dramatismo de las miniaturas de página completa logra cautivar al espectador, sino que la expresividad de las iniciales ilustradas, casi siempre de un formato de media página o de página completa, transmite también de una manera fascinante el comienzo de una nueva forma expresiva marcada por los sonidos de los Salmos.